El Miracle

El Miracle del Mocadoret

En 1413, estaba San Vicente Ferrer predicando en la plaza del Mercado de Valencia cuando paró súbitamente su discurso. Se puso muy triste y le brotaron unas lágrimas. Los que estaban más cerca de él, extrañados, le preguntaron:

  • ¡Pare Vicent!, ¿qué le pasa?
  • ¡Ay, hermanos míos!, ¡“Bona Gent”!, acabo de tener una visión: he podido contemplar a una pobre familia, que vive cerca de aquí, que se está muriendo de hambre y necesidad. Si no los socorremos, si no les ayudamos, perecerán.

La gente, emocionada, quiso saber más.

  • Díganos, Pare Vicent, ¿dónde está esa familia? Guíenos y vamos todos a llevarles dinero y alimentos.
  • Que Dios os bendiga por vuestra generosidad. Mi pañuelo os guiará. ¡Seguidlo!

Y uniendo la acción a la palabra, sacó un pañuelo (“Mocador”) y lo lanzó al aire. Al punto, este se deslizó volando por las calles que bordeaban la plaza hasta penetrar por una ventana de cierta casa, cercana a la calle de la Tapinería. Y allí, en efecto, se encontró a una familia que se encontraba enferma y famélica. Por descontado, el pueblo valenciano fue generoso y aquellos pobres salieron de apuros.

La casa donde se celebra la fiesta de San Vicente Ferrer del “Mocadoret” se alza en el mismo lugar que aquella en la que se obró el prodigioso hecho que os hemos relatado.

La Junta Directiva del Altar del Mocadoret